miércoles, 15 de septiembre de 2010

Dicen que Puerto Rico es el mejor destino para bodas de ensueño


Ahora es más fácil contraer matrimonio en Puerto Rico. Si bien Puerto Rico siempre ha sido considerado un destino de bodas de ensueño por su clima caribeño y la variedad de escenarios disponibles; la reciente eliminación del requisito de pruebas de sangre para contrayentes no-residentes en la Isla, no sólo hace el proceso más fácil, sino que convierte a Puerto Rico en un destino más atractivo a ese sector.
El pasado 11 de agosto el gobernador Luis G. Fortuño Burset firmó las enmiendas a la Ley del Registro Demográfico, que ahora permite a los novios no-residentes de Puerto Rico, presentar una certificación médica que cumpla con todas las pruebas requeridas para contraer matrimonio en su lugar de residencia. Esto en vez de tener que presentar un original de los resultados de las pruebas de sangre requeridas por las leyes de Puerto Rico.
Para Mario González, director ejecutivo de la Compañía de Turismo, este es el paso más importante que se ha dado para convertir a Puerto Rico en un destino de bodas más atractivo. ‘El turismo de bodas es una tendencia que está en pleno crecimiento, y mediante la facilitación del proceso de matrimonio, logramos que Puerto Rico entre en competencia con otros destinos turísticos del Caribe y Estados Unidos, los cuales tampoco requieren a los novios el análisis de sangre', sostuvo González.
De igual modo, el funcionario destacó entre las ventajas de celebrar una boda en Puerto Rico, la variedad de escenarios, figurando entre estos las playas, el bosque nacional El Yunque y el estilo colonial del Viejo San Juan, entre otros, así como la disponibilidad de hoteles de excelencia, el clima, la diversidad gastronómica y para aquellos que vengan de los Estados Unidos, la ventaja de que en la Isla no se requiere pasaporte para entrar.
Toda persona que no sea residente en Puerto Rico que desee contraer matrimonio en la Isla deberá presentar ante el Registro Demográfico:
Certificación médica que cumpla con todas las pruebas requeridas para contraer matrimonio en su lugar de residencia, la misma será válida por un término de diez (10) días desde su expedición, y transcurridos estos, no podrán contraer matrimonio sin una nueva certificación médica; identificación con foto expedida por el gobierno del país o estado donde reside; pasaporte y copia de declaración jurada en la que se estipula que no son residentes de Puerto Rico; que el propósito de su visita es para contraer matrimonio y de ser ciudadano extranjero, que no permanecerá en Puerto Rico por más tiempo que el establecido en el permiso de entrada a territorio estadounidense concedido por la agencia federal correspondiente.
Publicar un comentario