martes, 5 de octubre de 2010

Irlanda, ciudades con encanto y castillos encantados


La isla Esmeralda, Irlanda, es sin duda, uno de los países con más embrujo del mundo. Castillos de ensueño y fortalezas que cuentan historias llenas de misterio y fantasmas, hacen de Irlanda un destino protagonista en este otoño, en el que precisamente, se celebra Halloween.
Y es que la fiesta de Halloween es una antigua tradición de origen irlandés que, con el tiempo, ha sido imitada por muchos países. Durante ese día, los niños van de casa en casa disfrazados para provocar miedo y risas y la mayoría consigue caramelos y alguna que otra propina. También son muy populares las hogueras en esta noche, pues se supone que ahuyentan a los espíritus malignos.
En Londonderry, Irlanda del Norte, se celebra el Festival de Halloween más grande el mundo, en el que participan 30.000 personas cada año. Disfrázate para la ocasión y pasea por las calles animadas con música en vivo, despliegue de juegos pirotécnicos y mucho más. Si además tenéis curiosidad por conocer las historias truculentas que se esconden en los entresijos de los castillos aquí va un repaso de las fortalezas encantadas más conocidas de Irlanda.
Castillo de Leap, en el condado de Offaly. La historia de este Castillo está unida a la tragedia por el amor perdido de una chica joven, la hija del dueño del Castillo. Su padre concertó un matrimonio con el hijo de un hacendado muy rico, pero ella estaba enamorada de un humilde granjero. Su padre se enteró y le mató. La hija como venganza mató al padre y se cree que fue el espíritu de éste quien la empujó desde la torre y la hizo caer al vacío. Desde entonces la joven vaga por el castillo llorando su perdida.
El Castillo Kinnity, Condado de Offaly. El famoso Castillo Kinnity, es uno de los castillos más encantados de Irlanda. En numerosas ocasiones el personal del Castillo y sus visitantes han visto al fantasma Monk of Kinnitty atravesando los muros de esta edificación. No se trata de un fantasma silencioso, pues a veces se comunica con el personal de servicio del castillo y con algunos visitantes.
Castillo de Skyrne, Condado de Meath. Skyrne Castle está situado cerca de la antigua colina de Tara, y fue construido por un caballero normando en el siglo XII. Parece estar habitado por varios espíritus, entre otros el de una monja que va vestida de blanco. Dicen que es el fantasma de Lilith Palmerston, asesinada por Phelim Sellers en el siglo XVIII. Comentan que sus aterradores chillidos todavía resuenan en el castillo.
Castillo de Cahir en el condado de Tipperary. Es uno de los más grandes de Irlanda y se encuentra en un magnífico estado de conservación. Durante su visita se explica y se muestra toda su historia y sus entresijos. Mazmorras, almenas y torres incluidas.
Castillo de Dunluce en el condado de Antrim. Situado en lo alto de un peñasco al borde del mar, sirvió de inspiración para el famoso castillo de Cair Paravel, escenario ficticio de ‘Las crónicas de Narnia’.
Dunluce fue originariamente ocupado por la familia MacQuillan y más tarde por los MacDonnells hasta que fue tomado por los ingleses en el siglo XVI. Lo que nos deja muchas historias de traiciones familiares y herencias sin resolver en un magnífico escenario.
Castillo McMahon, Condado de Clare. En las ruinas de este castillo hay una habitación cerrada en la que se encuentra un espíritu tan maligno que nadie que haya echado un vistazo dentro ha sobrevivido para contarlo. La última vez que las piedras que cierran la cámara se abrieron, fue a finales de los años 20. Cuentan que un exorcista entró en la cámara para liberar a la terrible criatura que lo habitaba. Lo encontraron muerto a la mañana siguiente entre las ruinas del gran salón. La autopsia señaló un fallo cardíaco como la causa de su muerte.
Después de esta ruta terroríficamente fantasmal a quien no se sienta seducido por los catillos irlandeses les ofrecemos otras alternativas, como la siempre atractiva Dublín, que con todo su atractivo cultural y su vida nocturna la convierten en el lugar idóneo para pasar el fin de semana. Éstos son algunos lugares y actividades puntuales para vuestra escapada a esta mágica y vibrante ciudad.
El Trinity College de Dublín. Esta universidad, la más prestigiosa de Dublín, fue fundada por la reina Isabel en 1591. La visita al interior del campus es gratis y su recorrido resulta bastante interesante e ilustrativo, en parte por las curiosas historias que existen en relación con esta universidad.
Los cálidos pubs irlandeses y como no, la fábrica de Guinness. A las afueras de la ciudad también se encuentra la destilería del whisky Jameson, única en el mundo por su autenticidad ya que se conserva tal y como se creó en 1780.
Rock and Stroll Tour. Descubrirás muchos de los lugares que han formado parte del éxito de los grupos musicales irlandeses y bandas como U2, The Corrs, Westlife y muchos más.
Museo de los escritores de Dublín. Dar un paseo por la Dublín literaria recorriendo los pub literarios o visitando el Museo de escritores irlandeses como Oscar Wilde y James Joyce.
Catedral de Saint Patrick. Una de las catedrales más famosas de toda Irlanda y que da nombre a su patrón, San Patricio. Desde su ático se pueden disfrutar de unas impresionantes vistas de la ciudad y su cripta es la más grande de todo Reino Unido, donde se encuentran enterrados muchos ilustres personajes como Dean Johnathan Swift, el autor de Los Viajes de Gulliver.
Centro de convenciones de Dublín. Acaba de ser recientemente inaugurado y combina elegancia con modernidad, dando un toque más sofisticado a la dinámica ciudad de Dublín.
Además no olviden que las escapadas a Irlanda no empiezan y acaban en Dublín. Ciudades como Belfast, Cork, Limerick, Galway bien merecen unos días visita en donde la diversión y el descanso están asegurados.
Publicar un comentario