lunes, 10 de enero de 2011

Modernizan isla de Holbox, último rincón virgen del Caribe mexicano


Con la inauguración de una moderna plaza comercial y la incorporación de sus hoteles a portafolios de mayoristas mudiales, la isla de Holbox, considerada último paraíso “virgen” del Caribe mexicano, quedó incorporada al gran turismo internacional.
Hasta 2009 la isla se resistió a eso, no se permitían automóviles ni camiones, el comercio se limitaba a tradicionales tendajones que todo mundo conocía, los hoteles, en general de buena calidad, ofrecían trato familiar, los restaurantes su sabor casero, no había ni siquiera bancos, ni cajeros automáticos, todo se pagaba en efectivo.
En unas vacaciones la pequeña isla cautivó a dos acaudaladas damas yucatecas, Alejandra Cuellar Sosa y Alejandra Tamargo Benavides, cuya agenda de relaciones agiliza todo; compraron un hotel, después otro, luego una casa y finalmente una empresa que ofreció comprar todos los terrenos en venta y pagar en efectivo.
Esta isla con aguas tranquilas de color turquesa, blanca arena biogénica y paisajes semejantes al paraíso, es habitada por mil ciento noventa y ocho personas, según el Censo de 2005, familias dedicadas a la pesca y al turismo, tiene apenas 40 kilómetros de largo y dos de ancho, al norte del estado, en el municipio de Lázaro Cárdenas.
En sus aguas está el famoso santuario del tiburón ballena, --Rhincodon typus, especie de elasmobranquio orectolobiforme-- clasificado como “el pez más grande del mundo”, con doce a dieciseis metros de longitud.
Aquí está la zona de protección a biosfera de fauna Yum Balam, solo se llega por vía marítima del puerto de Chiquilá, en un ferry que cruza la laguna Yalahau; las calles son de arena, no hay pavimento, la gente se transporta en carritos de golf eléctricos y bicicletas.
Hoy todo parece ser propiedad de la empresa “Entretenimiento Integral de la Península S.A.” cuyas propietarias son Alejandra Cuellar y Alejandra Tamargo, “las Alejandras” les llama la gente del pueblo, con el dejo de ironía con que suele referirse a quienes llegaron para imponer reglas.
Este fin de semana “las Alejandras” fueron anfitrionas en la inauguración de la nueva plaza comercial que, por fin, trae la modernidad al pueblo y tiene, entre otros atractivos, una sala de cine, un comedor, diecinueve locales y terraza para eventos sociales.
Además un toque de glamor internacional, por ejemplo la panadería de la plaza es propiedad de la cantante brasileña Denise de Kalaffe, hay otras celebridades que instalan nuevos negocios en la isla.
Doña Candelaria Balam, dueña de una fonda de mariscos se queja de que “parece que hasta la fiesta del pueblo quieren comprar! y explica que la tradicional feria de San Pedro González Telmo, patrono de los pescadores, cada mes de abril, este año Las Alejandras promueven un torneo de pesca al que traerán muchos visitantes.
--¡Y todo por los centavos..!, rezonga.
Publicar un comentario