lunes, 11 de abril de 2011

Viajes accesibles (Ávila) – Ávila Blog Weekend


Empezamos nuestro viaje a las 8:30 del sábado 9 de abril de 2011 en Chamartín, allí nos reunimos todos para empezar con esta experiencia tan apasionante en donde participamos en el Ávila Blog Weekend (viaje con personas discapacitadas). Ya en Chamartín me estaban esperando Fefa (persona con movilidad reducida, bastones), Virginia (persona con discapadidad visual, ciega) y Toni (persona con movilidad reducida, silla de ruedas), junto a ellos estaba Brian (promotor del evento por parte del ayuntamiento de Ávila), Jesús de NoLimits (Guías de viaje para un turismo realmente accesible), 2 cámaras y tres blogueros, Txema León (Viajar sin destino), Jesús Pérez (Fotonazos) y un servidor.
Nos montamos puntuales en el tren destino a Ávila. Una vez allí nos estaban esperando tres taxis, uno de ellos era un euro taxi (para personas en silla de ruedas), salimos con destino al hostal Puerta del Alcázar y dejamos las bolsas para poder empezar la visita a la ciudad más cómodos.
Vamos directamente al Centro de Visitantes en donde nos reciben los medios y nos realizan entrevistas. En el interior está todo equipado para personas discapacitadas, pantallas táctiles con sonido explicando todo, maquetas con sistema braille, vamos todo muy bien preparado. Allí también conocemos a nuestra guía María José, un encanto de mujer, amable, simpática y muy bien documentada de todo lo que vamos a ver en Ávila.
Salimos destino a la Basílica de San Vicente , para acceder hay una rampa por lo cual no hay ningún problema de accesibilidad. Nos explican toda la historia y lo que allí hay, a Virginia la dejan tocar las cosas para que se haga idea de todo lo que nos cuentan. Una experiencia muy gratificante ya que nunca había podido compartir las explicaciones de un guía con personas discapacitadas.
A la salida nos llevan a tomar algo en el café las Murallas, cuando terminamos vamos camino de La Catedral rodeando la muralla sin ningún tipo problema para nuestros acompañantes.
Cuando llegamos a una de las puertas de acceso a la muralla nos encontramos con el pavimento de adoquines, aquí si hay un poco de problemas para Toni ya que la silla se le quedaba encajada entre ellos y por ello tuvimos que ayudarle. Ya en la Catedral accedemos y nos recibe el párroco para indicarnos donde podemos echar fotos y donde no, ya que no está permitido realizar ninguna fotografía en su interior pero nosotros íbamos con permisos y no hubo ningún problema. Dentro de la Catedral pasamos un poco de frio debido a la arquitectura de la misma.
A las 14:00 parada para comer en el restaurante Los Reyes Católicos , para acceder como en todos los lugares visitados en Ávila tiene rampa para los discapacitados. Comimos de lujo, yo me pedía patatas revolconas, de segundo Solomillo de cerdo en sala de boletus y de postre helado, todo estaba muy pero que muy rico (el único inconveniente es que en su interior no hay red para los móviles). Después de comer nos fuimos al hostal a descansar ya que por la tarde teníamos más visitas.
A las 17:30 quedamos en la puerta del hostal para salir con destino al Real Monasterio de Santo Tomás, allí nos lo abren para nosotros ya que a esa hora no están permitidas las visitas, una vez visto su interior vamos a ver los patios interiores del monasterio, aquí si hay problemas para Toni ya que la rampa de acceso termina con un escalón el cual tendrían que quitar. Una vez finalizada salimos en taxis destino al paseo del rastro en donde podréis observar unas vistas maravillosas del valle del Tiétar.
Por último nos llevan al Palacio de los Serrano a ver una exposición de cuadros. En su interior tienen un ascensor para personas en silla de ruedas por lo cual la accesibilidad es excelente. Terminamos la visita y al hostal a descansar un poco, ducharte para salir a cenar.
La cena la realizamos en el restaurante Lienzo Norte es un lugar maravilloso el cual está acristalado y con vistas a la muralla, para las personas discapacitadas está equipado de una manera inmejorable. La cena fue en plan tapeo, todo muy rico. El ambiente fantástico y me lo pasé muy pero que muy bien. Después de cenar regreso al hostal para dormir.
Domingo 10 de abril de 2011. Desayunamos en el hostal y a las 10:30 salimos con destino al Murallito (tren que realiza un recorrido por la muralla y alrededores), vamos en el último vagón ya que es el único que tiene acceso para silla de ruedas, aquí tendrían que poner anclajes para la silla ya que no se fija bien y es un poco incómodo para la persona discapacitada. Una vez realizado el circuito paramos en la entrada a la muralla la cual está perfectamente adaptada para personas discapacitadas, tiene rampa, ascensor, pantallas táctiles, etc…. En este lugar las personas discapacitadas no pagan, tampoco para el acompañante.
Una vez finalizada la visita a la muralla nos realizan una entrevista para opinar sobre la experiencia.
Salimos dirección al hostal en el autobús L1 en el cual no hay problema de accesibilidad. Llegamos al hostal a comer, allí comimos muy bien, yo me pedía judiones del barco, chuletón y tarta de la casa, vamos para echarte una siesta jajajaja. Después de comer, taxis y para el tren con destino a Chamartín. FIN DEL VIAJE
CONCLUSIONES: En mi caso ha sido maravilloso poder compartir estos dos días con gente discapacitada, ya que nunca me había parado a ver las dificultades que tienen en el día a día. Desde mi punto de vista se puede decir que Ávila es una ciudad muy bien preparada en el tema de ACCESIBILIDAD. Nos vemos en el próximo viaje.
Gracias a todos por hacerme disfrutar tanto de esta experiencia.
Publicar un comentario