jueves, 8 de marzo de 2012

Vida nocturna en Viena – Los mejores bares

No os discutiré que Viena es una ciudad clásica y que parece aburrida durante el día. Yo me llevé esa impresión la primera vez que visité la capital de Austria. Después de dos días demasiado fríos viendo estatuas, castillos, plazas y museos me di cuenta de que tenía una brutal mezcla de nombres, pinturas y siglos en mi cabeza. Mis amigos y yo nos dirigimos entonces a nuestro apartamento en Viena para planear la noche. Si esperáis que la noche sea igual de “cultural y exquisita” que el día os equivocáis completamente. 
Para cenar, fuimos a un restaurante que me dejó un gran sabor de boca; uno de los mejores en los que he estado. En particular por su ambiente; un montón de mesas en un jardín y barra libre de salchichas vienesas, acompañadas de todo tipo de pan y mostaza y varios acompañantes como pepinos, cebollas o quesos. El lugar se llama Schweizerhaus y os lo recomiendo antes que La Albertina, la Catedral de San Esteban o la Columna de la Peste
Por suerte, tengo un amigo que aún vive allí y me recordó con todo detalle los nombres de los locales a los que fuimos en aquella noche y alguna recomendación más. En primer lugar, un local agradable para comenzar la noche: el Alcazar Cocktailbar. Tiene más de 250 cócteles diferentes y ofertas especiales para el sábado, así como noches temáticas otros días de la semana. Lo que más me gustó de este local es su ambiente elegante y relajado, unido a que los precios eran aceptables, y su sala de juego, donde podías unirte a partidas de poker. 
Después de allí fuimos al Havana Club. Un sitio con música latina y muchísima gente con ganas de divertirse. Allí empezamos realmente “la noche” con unas copas de ron y un puro (como auténticos señores), mientras unas chicas nos enseñaban a dar unos pases de baile latinos. Lo pasamos tan bien que nos perdimos y yo acabé con mi amigo y dos chicas en un after que no recordamos donde estaba, pero llegamos a las 12 al hostal justo para recoger nuestras maletas e ir a la estación a coger el tren 
Para terminar un último consejo. Si os aburrís de tanto museo y tantos edificios históricos, debéis acercaros hasta el parque de atracciones, donde está el famoso Prater, la noria gigante que te permite ver las mejores vistas de la ciudad. Además, hay otras atracciones más divertidas como un mini-circuito de karts y una montaña rusa.
Publicar un comentario