jueves, 1 de octubre de 2015

Impresionante vista desde: Le Panoramic "Chamonix, Francia”



Cuando vayas a Francia no puedes dejar de visitar este espectacular restaurante que tiene una de las mejores vistas de planeta, Le Panoramic en Chamonix está ubicado nada más y nada menos que en la cima de la montaña Le Brévent desde donde puedes contemplar todo el pueblo de Chamonix y la montaña Mont Blanc la cual puede verse salpicada de nieve durante casi todo el año.

El Hotel Alpina oculta este maravilloso tesoro francés en su 7ma planta, cautivando a sus visitantes con su vista y el exquisito menú, deleitando sus paladares con 20 diferentes tipos de carnes y pescados, aunque la especialidad del restaurante se base en los mariscos.

El público tiene dos opciones, ir al buffet que te ofrece una infinita cantidad de platillos con un amplio muestrario de las más deliciosas salsas y papas fritas. En este restaurant puedes comer definitivamente cuanto te provoque, y ser atendido de la forma más exclusiva, pues incluso los cocineros se trasladan hasta tu mesa para prepararte el menú del día. Muchas personas ocupan varias horas de su tiempo para charlar y contemplar la vista aunque solo prueben un espumoso café o una pequeña tarta de ciruelas.

No se puede negar que la presentación de los platos es tan impactante y glamorosa como la vista hacia el Mont Blanc, y es que cocineros y mesoneros se preocupan por cada detalle para que tu estadía sea lo más agradable posible.

Es un lugar perfecto para hacer celebraciones entre amigos o con familias grandes, pues el espacio es muy amplio y sus mesas pueden acomodar perfectamente a los grupos numerosos. Solo debes tener en cuenta que el restaurante abre durante las noches, cuyo horario empieza a las 7:00 pm y culmina a la 1:00 am, tienes la oportunidad de reservar con ellos de antemano para reservaciones exclusivas para cumpleaños, aniversarios, etc.

Aunque no podemos decir que Le Panoramic sea un restaurante de lujo ciertamente se puede decir que es un sitio súper acogedor y en el cual provoca quedarse más tiempo de lo planeado, sobre todo si invertiste una buena parte de tu tiempo en llegar hasta allí, ya que queda un poco alejado de la ciudad.

Por lo general tendemos a decir que los restaurantes no son una atracción en sí mismos, pero este definitivamente lo es, allí sientes que estas en una inmensa cabina de teleférico observando las cautivadoras montañas y un pueblo de ensueño bajo tus pies en el cual como si fuera poco tienes la opción de probar la comida más divina que te puedas imaginar.

Así que si ya estas aburrido de las playas europeas y te provoca ver un ambiente totalmente opuesto, compra un vuelo directo a Charmonix y hospédate en el Hotel Alpina, será imposible arrepentirse luego de contemplar esa inspiradora panorámica que te ofrece el restaurante e incluso las habitaciones, y cuando regreses no dejes de contarle a tus amigos y familiares tu increíble experiencia.

¡Buen Viaje y Buen provecho!
Publicar un comentario